Las hogueras de San Juan:

Hola enamorados de Alicante!

Como sabéis, este año 2020, debido a la situación que estamos viviendo con el Covid-19, no se va a poder celebrar la fiesta oficial de Alicante: las hogueras de San Juan. Así, espero que este contenido sirva como homenaje a nostra festa, que podamos entender el origen y la importancia de las Hogueras para con la ciudad de Alicante, para que el año que viene, si cabe, las celebremos con más ganas todavía.

Me ha costado mucho trabajo ordenar los hechos acontecidos para facilitar la comprensión, que espero hacerlo, como siempre, de manera clara y amena, así que no me enrollo más vamos con la historia:

Las primeras hogueras de San Juan se van a celebrar el 1928, pero antes de eso ya existían diferentes tradiciones que os tengo que explicar, ya que darán sentido y sentarán las bases de las hogueras de San Juan:

Los ninots de mitjan Quaresma

La noche de la mitad de la Cuaresma se colgaban en balcones, árboles o farolas muñecos de trapo fabricados por los vecinos. Estos ninots representaban personajes concretos o hechos del pueblo acompañados, para su mayor comprensión, de carteles satíricos. Era como una especie de “justicia social” haciéndole pagar por ese delito social representándolo en una imagen en la que se le ridiculizaba.

Festes al carrer

Los primeros datos que existen sobre estas fiestas se remontan a principios del siglo XIX, pero es a partir de 1836 cuando crece el número de fiestas en los barrios. Estos festejos, que solían durar 3 días, estaban autogestionados por vecinos de una o varias calles de la ciudad que tenían que solicitar permiso al Ayuntamiento para sus celebraciones que dependiendo del barrio, podían incluir: misas, sermones, disparo de petardos y fuegos artificiales, toros, tocar la dolzayna, danzas y juegos populares, adorno de fachadas, banderas y faroles para la iluminación.

Para adornar las calles y las fachadas de las casas se utilizaban, entre otros, los ninots que os he mencionado anteriormente

Prendre el ros

Consistía en celebrar la víspera de San Juan bajo las estrellas.  Y, es que era tradición en Alicante, como en otros muchos lugares de España la quema de maderas, muebles viejos, paja, cartones, etc. en la noche de San Juan. Imágenes: hoguera noche San Juan  Pese a que en sus orígenes ancestrales era un rito pagano para rendir culto al dios Sol, la iglesia lo adoptó y cristianizó dedicándoselo a San Juan.

En Alicante tenemos constancia de esta celebración durante los siglos XIX y XX. La noche del solsticio de verano por una parte indicaba el cambio de faenas agrícolas y, por otra, daba entrada al verano. Y, la entrada al verano significaba un cambio estético y de aseo de la casa, tirando o en este caso quemando, lo que, tras el invierno, molestaba en la casa.

Estas fiestas se celebraban a las afueras de la ciudad, bien en la huerta o en la playa, donde los alicantinos disfrutaban de verbenas espontáneas con fogatas, en reuniones familiares o de amigos, comiendo y bebiendo al son de las canciones populares acompañados por las chirimías, tambores y guitarras. Alrededor de la fogata se comía la tradicional coca amb tonyina y brevas, se tiraban cohetes petardos y carretillas y se saltaba por encima de las llamas. Además, a todo esto, se sumaba la tradición de tomar un baño en el mar, tal y cómo decía el refrán “per Sant Joan, el primer bany”. De ahí, la banyà.

Sin embargo, esta celebración fue perdiendo el carácter íntimo y familiar y las verbenas se fueron trasladando al interior de la población, recibiendo las quejas de los vecinos.

Estas quejas, consiguieron que en 1823 las autoridades locales prohibieran las hogueras y los petardos en la noche de San Juan. Cada año, el 23 de junio se publicaba en el bando municipal la prohibición de prender hogueras en las calles de la capital y extramuros, bajo multa, que aumentaba casi cada año. Sin embargo, multitud de vecinos hacían caso omiso llenando las calles de inmensas hogueras y según se publicó en el periódico Eco de Alicante del 26 de junio de 1869 “arrojando cohetes encendidos a las señoras que frecuentaban los paseos”, si es que, ya nos vale…

En 1888, parece ser que, por despiste, el Ayuntamiento no publicó el bando municipal prohibiendo las hogueras de la víspera de San Juan. ¡Imaginad! ¡De la ley seca a la barra libre! La que se lió ese año fue buena… Lo que provocó que estas hogueras fuesen prohibidas hasta 1928, publicando el último bando municipal en 1927, siendo el año siguiente, el primer año en el que se celebrarían las primeras hogueras de San Juan oficialmente.

Pero, ¿qué cambió de año a otro? ¿Por qué el 1927 fueron prohibidas y en 1928 se convirtieron en las fiestas oficiales de la ciudad?

Como he hecho anteriormente, voy a separa la explicación en diferentes puntos para facilitar la comprensión:

El turismo como fuente económica de ingresos

En las décadas anteriores al nacimiento de la fiesta, la prensa se hizo eco del necesario fomento de la ciudad en aspectos comerciales atrayendo turistas a la ciudad. Se propusieron diferentes proyectos y estrategias de captación, como por ejemplo casetas de baño y saneamiento de las playas, crear una buena infraestructura hotelerafletar trenes baratos desde Madrid  o el proyecto de la playa de San Juan que pretendía hacer de la costa de l´Alacantí una zona de turismo de lujo. Quedaba claro que para que la ciudad fuera más atrayente era precisa su modernización, embellecimiento, acomodación y dotar a la ciudad de recreo casi constante que cale en el recuerdo que el turista tiene de Alicante. De esta forma, los festejos no solo debían de entretener al turista, sino también ser particulares, originales e inclusivo, de manera que el turista pudiese participar en ellos. Surgió así en 1927 Alicante Atracción, la sociedad encargada de atraer turismo foráneo.

La inexistencia de unas fiestas mayores que la caracterizaran

Como ya hemos dicho, en Alicante existían diferentes fiestas, pero no solo las mencionadas anteriormente, sino también los Carnavales, la Semana Santa, La Pascua, la Romería de Santa Faz, etc. Pero ninguna tenía particularidades que la hiciera especialmente atractiva para el turista, o bien eran fiestas generalizadas por toda la geografía española. Siendo, además, fiestas que tenían una tradición y fama inigualable en otras zonas como la Semana Santa andaluza. Ni siquiera la patrona de Alicante, la Virgen del Remedio era única, ya que coincidían con las fiestas de agosto de muchos pueblos y ciudades.

Como en Barcelona tienen la Mercé, en Valencia la Virgen de los Desamparados o en Murcia la Fuensantica. Nosotros queríamos una fiesta local, propia y exclusiva que nos diferenciase y atrajese al turismo, y que se declarase como la fiesta oficial de Alicante. Así, en las décadas anteriores a las Hogueras de San Juan, el ayuntamiento había intentado el resurgimiento de antiguas fiestas o probado con algunas nuevas, sin éxito.

El surgimiento y éxito de las fallas de Valencia

Hasta 1887 el Ayuntamiento de Valencia había mantenido una política represiva hacia les Falles, pero a partir de ese año, y tras conocerse los beneficios económicos obtenidos el consistorio cambió de opinión, se ampliaron los días de fiesta, se aumentó el número de fallas, se profesionalizó la construcción del monumento, se crearon premios, apareció la organización gestora, etc.

Aunque a los alicantinos no nos guste admitirlo, el origen de las Hogueras está muy ligado a las fallas de Valencia, siento decepcionaros, pero la historia es la historia y mi misión es divulgarla, pero no puedo cambiarla. En 1927 llegaron a Alicante las noticias del éxito del primer tren fallero que traía turistas desde Madrid.

Jose Mª Py

Jose Mª Py era gaditano y después de residir en Valencia durante 25 años, vino a Alicante a vivir en 1922. Él había experimentado de buena mano la evolución y éxito de las Fallas de Valencia, por lo que en 1928 propuso la idea de regular las celebraciones de San Juan, a la manera de las Fallas valencianas, llamándolas Hogueras. Esta idea fue aceptada, aunque no sin reticencias.

Jose Mª Py había encontrado la fórmula para contentar a casi todos. Por una parte, el pueblo en general se contentaba al rescatar las fiestas de las Hogueras de San Juan que habían sido prohibidas anteriormente. Los republicanos insistían en los potenciales de demanda social y crítica política que aportaban los monumentos (aunque hay que decir que la censura estuvo a la orden del día en Repúblicas y dictaduras, desde sus orígenes y hasta 1975). Alicante atracción y la derecha conservadora también apoyaron las Hogueras debido a las repercusiones turísticas y el fomento comercial que supondrían para la ciudad. Por la misma razón el comercio y la industria de Alicante también se unía de manera casi unánime contribuyendo con donativos y contribuyendo a la iluminación de las calles. Los organismos oficiales, Ayuntamiento y Gobernación civil lejos de entorpecer los preparativos, como otros años, forman la junta con la que la entidad Alicante Atracción se encargará de organizar las fiestas.

El primer año se plantarían 9 hogueras, el segundo 19, imagen: hoguera benalua 1928 creciendo exponencialmente siguiendo la estructura de los distritos de les festes al carrer. Hoy en día hay 89 comisiones.

El culmen de esta fiesta será en 1965 cuando se declara a las Hogueras de San Juan Fiesta de Interés Turístico y años más tarde Fiesta de Interés Turístico Internacional.

Así, las Hogueras consiguieron encajar, como si de un rompecabezas se tratase, los intereses de todos los grupos socioeconómicos de la ciudad, recuperando además antiguas tradiciones que se habían perdido.

Por tanto, y como reflexión personal, espero que hayáis aprendido que aunque disfrutéis de la festa durante la semana de hogueras o las “sufráis” porque tenéis que trabajar, recordad que las hogueras se pensaron para eso, para que fuesen disfrutadas por turistas y alicantinos en todos sus barrios, pero también para que otros sectores de la población pudiesen trabajar y lucrarse con ellas. Desgraciadamente, esta crisis del Covid-19 nos ha demostrado que Alicante depende económicamente del ocio y del turismo, y espero que, de nuevo, encontremos la fórmula y todos juntos a una apoyemos nuestros negocios locales, restaurantes, comercio, empresas de visitas guiadas locales, jeje, pero también apoyemos a les Fogueres de Sant Joan, como tradición, como identidad de Alicante y como motor socioeconómico.

Espero que os haya gustado esta entrada, si es así, no dudes suscribirte a nuestro canal de Youtube para seguir conociendo curiosidades de Alicante. Y, cuando quieras, puedes venirte a una de nuestras visitas guiadas, una forma divertida y amena de conocer Alicante, su historia, curiosidades y tradiciones. Puedes reservar una de nuestras visitas guiadas aquí.

Muchas gracias por leerme y, ¡nos vemos pronto!

María Campillo, fundadora, gerente y guía de Free Walking Tours Alicante.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies